Las disfunciones valvulares en niños con hidrocefalia son una de las complicaciones más comunes en pacientes con esta patología, mientras más recambios
valvulares se realizan mayores son las posibilidades de complicaciones, algunos de los indicativos de un mal funcionamiento valvular son las alteraciones neurológicas, por ello, una de las medidas que se debe tomar en cuenta es valorar los signos y síntomas neurológicos que presente el paciente, el tiempo transcurrido desde la colocación de la última derivación y que la misma se encuentre en buenas condiciones.
Pero antes de hablar sobre estas derivaciones y las causas de disfunción de la misma, debemos conocer primero que es la hidrocefalia, esta no es más que una
patología que afecta aproximadamente 0.81 de cada 1000 nacidos vivos según Palanca, D., Cordeiro, I. y Caballero, V.; Se caracteriza por ser una enfermedad congénita o adquirida en la cual se afecta la producción o reabsorción del líquido cefalorraquídeo, causando una dilatación de los ventrículos cerebrales que lo contienen, se presenta con un aumento de la presión intracraneal, macrocefalia, letargo, irritabilidad, convulsiones,
vómitos entre otros.
Como tratamiento de elección se usan las derivaciones ventriculares, estas
consisten en una válvula y dos catéteres, uno colocado en los ventrículos cerebrales y el otro extremo con una presentación variada, ya sea atrial o peritoneal. Dentro de las causas principales de disfunción valvular tenemos los dos tipos más comunes, uno se basa en el daño mecánico y otro en el daño infeccioso.
De acuerdo a Gómez, L. y Cols., en su estudio descriptivo, retrospectivo las
afecciones mecánicas son las más frecuentes constituyendo un 68%, dentro de esta se encuentra una desconexión del mecanismo, fractura u obstrucción del sistema, sin embargo, las que son de origen infeccioso son por diversos agentes patógenos, siendo el estafilococo uno de los principales, identificados ya sea por manifestación clínica o analíticas, abarcando un 32% de los pacientes afectados.
Sin embargo, el otro tipo de alteración que se debe considerar es el drenaje anómalo del LCR, el cual puede manifestarse como una inadecuada presión de apertura de la válvula y como exceso de líquido llevando a manifestaciones clínicas que pueden
o no alterar la vida diaria del niño o incluso requerir una intervención inmediata.
De acuerdo a Luque, M., Bullon, M., Peña, A. cuando la disfunción es por causa
mecánica pueden apreciarse diversas razones, como por ejemplo la obstrucción, que puede ocurrir en cualquiera de los extremos de la derivación, ya sea por la presencia de tejido cerebral, tapones proteicos entre otros, también se encuentra la desconexión del sistema que suele ocurrir en la región del cuello, ya que es un lugar de mayor movilidad, e incluye también la formación de un tejido fibroso que junto al crecimiento conlleva a una degradación del mismo.
Por ello siempre se deben realizar estudios de imágenes para confirmar
cualquiera de estos daños y tener en cuenta que suelen manifestarse antes del primer año de vida si son realizados en neonatos o alrededor de los 6 meses luego de la colocación del drenaje, como también tomar medidas de profilaxis antibiótica y de asepsia para el procedimiento quirúrgico, ya que cualquiera de estas alteraciones puede llevar a un aumento progresivo o rápido del LCR y causar sintomatología de hipertensión endocraneal.

Autor(a): Mariangiel Suazo Corcino Octubre, 2020
Estudiante de 5to año de la carrera de Medicina de la Universidad
Iberoamericana (UNIBE).

Referencias

Gómez, L. y Cols. (S.F). Complicaciones de las válvulas de derivación de líquido

cefalorraquídeo. Anales Españoles de Pediatría. Recuperado en:

https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/48-4-7.pdf

Luque, M., Bullon, M., Peña, A. (2009). La disfunción del sistema de derivación

ventriculoperitoneal: implicación de enfermería de urgencias Recuperado en:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1695-

61412009000100008

Palanca, D., Cordeiro, I. y Caballero, V. (S.F). Hidrocefalia en el niño. Recuperado en:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here