A partir de diciembre del 2019 el mundo ha dado un giro y se ha visto afectado
por el Coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2)
ocasionando la enfermedad que ahora conocemos como Covid-19, un virus de la familia Coronaviridae, ARN positivo, el cual ha ocasionado diversos cambios a nivel mundial, afectando el sistema de salud, la economía e incluso el estilo de vida. Inicialmente presenta síntomas como fiebre, malestar general, tos seca, perdida del olfato (Anosmia)
y el gusto (Ageusia), dificultad respiratoria e incluso fallo respiratorio.
El SARS-CoV-2 al ser un virus de ARN, luego de unirse al receptor de la célula
huésped y liberar su material genético va a producir diversas reacciones que llevan a la formación de los ARN subgenómicos, finalmente se traducen en proteínas como la S, E, M y N formando nuevas partículas virales, según Fernández, J. (2020).
¿Pero hasta ahora que sabemos sobre el coronavirus y la transmisión vertical?
Luego de varios meses de lucha ante la pandemia por el nuevo coronavirus y de intensas
investigaciones, análisis y comparaciones se ha demostrado por medio de diversas pruebas que es posible la transmisión del Covid-19 de madre a hijo por vía placentaria, sin embargo, esta es muy poco probable que ocurra.
Alexandre, V., Christelle, V., Shopie, P., y demás autores (2020), muestran en su
estudio el caso de una paciente con 35 semanas de embarazo y con síntomas activos del Covid-19, al nacimiento el feto tuvo un Apgar de 4 con reanimación neonatal correspondiente y traslado a cuidados intensivos neonatales (UCIN), a la extubación se obtuvo muestra bronco-alveolar del mismo para PCR con resultados detectados tanto de proteína S y E al igual que en la madre y un análisis histológico de la placenta
mostrando una alta positividad citoplasmática para los genes del virus mediante inmunotinción, encontrándose un alto nivel de receptores similares a los presentes en los pulmones.
Debemos tener en cuenta que el SARS-CoV-2 al tener varias proteínas en su
superficie posee mayor facilidad de adherencia a las células del huésped, sin embargo, se ha visto que la placenta en algunos casos carece de los receptores que utiliza el SARS-CoV-2 para entrar a la célula huésped, uno de estos es la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2). A pesar de esto diversos investigadores refieren que la placenta
puede contener mínimos receptores potenciales que podrían facilitar la entrada del virus, dentro de ellos están el CD147 conocido también como inductor de metaloproteinasa de
matriz extracelular (EMMPRIN), según HealthDay (2020), e incluso pueden verse
también involucradas las enzimas L-catepsina y Furina.
De acuerdo a los avances que han surgido durante el transcurso de la pandemia se ha demostrado que carece de especificidad un diagnóstico de transmisión vertical con solo una prueba de sangre al feto luego de nacer. De acuerdo a la publicación de Nature(2020), es importante para llegar a un diagnóstico correcto tomar muestras de la madre, del líquido amniótico antes de la rotura del mismo durante el trabajo de parto, muestras del cordón umbilical, estudios de la placenta e incluso muestras del recién nacido en sus primeras horas de vida, para así confirmar la trasmisión intra-útero.
Otra posibilidad de transmisión del Covid-19 es mediante el paso de anticuerpos
de la madre al feto durante el embarazo, sin embargo, la IgM no es capaz de atravesar la placenta al igual que la IgG y esta es facilitada por el receptor CRN sobre las células de la placenta, esta inmunoglobulina representa alrededor del 80% del total, distribuido tanto en el espacio intravascular como el extravascular. Lan, D., Jinhua T., Songming, H. (2020) en su investigación de caso, refieren que un recién nacido mostró un
recuentro de IgM aumentado en sangre 2 horas luego del nacimiento, sin embargo, las pruebas nasofaríngeas dieron negativo, a pesar de esto no se debe descartar una
transmisión vertical ya que a los 16 días los niveles de IgM e IgG en el recién nacido seguían estando elevados, por lo cual se recomienda a próximos investigadores analizar muestras del cordón umbilical, de la placenta e incluso del líquido amniótico como se mencionó anteriormente.
Autor(a): Mariangiel Suazo Corcino Julio, 2020
Estudiante de 5to año de la carrera de Medicina de la Universidad
Iberoamericana (UNIBE).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here