Las personas inactivas deben comenzar realizando pequeñas cantidades de actividad física, e incrementar gradualmente su duración, frecuencia e intensidad.

Los adultos inactivos, los adultos mayores o los que tienen enfermedades limitantes verán mejorada también su salud al aumentar su actividad.

Las embarazadas, las mujeres en puerperio y las personas con afecciones cardíacas pueden necesitar tomar más precauciones y consultar a su médico antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física.

No practiquen deporte competitivo para empezar a dejar atrás el sedentarismo. No empiecen con una media maratón o los 100 metros lisos al estilo olímpico. Es mucho mejor evitar el ascensor y sí bajar o subir escaleras, apearse del autobús o el metro una o dos paradas antes de la prevista y caminar hasta el destino final.

Contra el sedentarismo, enfermizo, ejercicio físico diario

Múltiples estudios cuantifican una reducción de ciertas enfermedades por el aumento de la práctica deportiva y el ejercicio: el ejercicio reduce en un 42% el riesgo de padecer diabetes, bajando el nivel de azúcar en la sangre y la presión arterial, así como el colesterol malo, aumentando el bueno. Además, mejora la capacidad del cuerpo para usar la insulina, entre otros beneficios que previenen la diabetes.

Hacer ejercicio a cualquier edad es vital para tener huesos sanos, y es fundamental para la prevención de la osteoporosis. Fortalecer los huesos reduce hasta en un 17% las fracturas óseas.

Otro ejemplo positivo nos situaría en las enfermedades mentales. Mover el cuerpo aumenta el flujo de oxígeno al cerebro, lo que mejora la capacidad de aprendizaje, la concentración, memoria y el estado de alerta. El alzhéimer es el principal padecimiento que se puede retrasar o evitar con la actividad.

El ejercicio, sobre todo al aire libre, permite liberar la tensión acumulada, por lo que tu humor mejora y te sentirás más relajado, con menos depresión y ansiedad. Las endorfinas -sustancias naturales sintetizadas- que se liberan también cuando se hace ejercicio, te hacen sentir feliz y tranquilo, lleno de energía.

Doctor Joan Soriano, ¿cuánta actividad física se recomienda?

La respuesta es un “depende”: la Organización Mundial de la Salud recomienda las siguientes intensidades y tiempos de ejercicio, según la edad de cada persona y las eventualidades en su estado de salud:

  • Para niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad: Practicar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa. Que se diviertan y corran, si puede ser al aire libre, pues además así previenen el desarrollo de miopía.
  • Para adultos de 18 a 64 años de edad: Practicar al menos 150 minutos semanales de actividad física moderada, o al menos 75 minutos semanales de actividad física intensa, o una combinación equivalente entre actividad moderada e intensa.
  • Estas recomendaciones también son válidas en personas mayores de 65 años. En particular, las personas con problemas de movilidad deben practicar actividad física para mejorar su equilibrio y prevenir caídas por lo menos 3 días a la semana.

Deja un comentario