La Comisión Nacional de Bioética de República Dominicana (CNB) sugirió el pasado 9 de julio cinco puntos que deben asumirse de inmediato por el Estado y la población en todos los municipios del país para frenar el rápido crecimiento del coronavirus COVID-19 poniendo la atención primaria como eje del diagnóstico y hacer pruebas masivas en las comunidades donde se diagnostiquen el avance del virus.

El organismo de salud afirmó que se requiere difundir estadísticas unificadas por todos los actores del Sistema Dominicano de Salud.

El organismo entiende que ahora se cuenta con mayor información estadística y epidemiológica de la pandemia pero que dicha información está dispersa y por tanto las acciones para enfrentarla están demostrando que no están siendo eficaces.

La CNB-RD dice que para lograr educar a la población sobre la prevención todo el sistema de salud deben darle la importancia adecuada a la atención primaria, desde donde debe controlarse la expansión, de manera que se optimicen el segundo y tercer nivel de atención a los pacientes.

Las sugerencias de la CNB llegan en un momento decisivo donde donde el Estado se encuentra en transición de mando a un nuevo partido y los casos por COVID-19 aumentan sin control. Tanto el sistema púbico como privado están en su punto máximo de camas ocupadas para dar respuesta a los miles de casos, teniendo las familias que autoindicarse en sus hogares y asumiendo el riesgo del contagio familiar para no poner a prueba la capacidad de respuesta del sistema de salud o jugar la lotería de no volver a ver nunca más su familiar.

Sugerencias de la Comisión Nacional de Bioética de República Dominicana para ser aplicadas por todo el Sistema Dominicano de Salud y a la población en general:

Prestar considerable atención a los servicios de atención primaria en salud para que desde allí se identifiquen muy tempranamente afecciones o contactos, se diagnostiquen, disponiendo masivamente de pruebas, y se les dé seguimiento a los casos “detectados” COVID-19 positivos. Se busca con ello atender oportunamente los casos en la etapa primaria, y consiguientemente disminuir el deterioro del estado general, la demanda de servicios en los hospitales y desenlaces fatales por el avance de la enfermedad y complicaciones (fallo multiorgánico).

Impulsar actividades educativas y de instrucción a la población para la prevención, aplicable en la identificación de los contactos para tomar medidas de inmediato. De la misma manera, la implementación de la telemedicina como recurso a distancia para las consultas, seguimiento de los casos “detectados” e instrucción de atención primaria. Adicionalmente los servicios de telepsicología para prestar atención de salud mental en el contexto de la pandemia.

Conformar una única red de servicios de salud con centros georreferenciados, tanto en el sector público como privado en relación a las camas disponibles en UCI y planta para ingresos por COVID-19. Esta red debe contar con un eficaz sistema de referimiento y traslados de manera tal que ninguna persona, si llega a complicarse el cuadro, sin importar su capacidad de pago, se quede sin el servicio médico asistencial, adecuado, de calidad, en los casos en que fuera inevitable por el avance del cuadro o detrimento por disfunción multiorgánica.

Habilitar con capital humano multidisciplinario, equipamientos y medicamentos e insumos los hospitales regionales, de modo que se evite a toda costa el traslado de los pacientes, que inevitablemente progresaron en el cuadro del COVID 19, aumentando la capacidad resolutiva local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here