El futuro de la terapia de implantes dentales se asienta en las nuevas tecnologías y los flujos digitales que surgen a partir de las mismas, así como en la creciente implantación de procedimientos quirúrgicos de mínima invasión; además, los nuevos biomateriales, el desarrollo de innovadoras técnicas de regeneración de tejidos y el empleo de recursos tales como la inteligencia artificial también son soportes sólidos de un futuro esperanzador en este ámbito. 

Por su parte, el futuro de la Medicina Periodontal está indispensablemente asociado a la interdisciplinariedad, una colaboración que vincula estrechamente a periodoncistas con otros profesionales de la Odontología, y también con médicos de distintas especialidades. Gran parte del programa científico del Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, que se celebra en Málaga, se asienta en estos pilares, desgranando los retos y avances presentes y venideros en el ámbito de la Periodoncia y la Terapia de Implantes.

Entre la mínima invasión y los flujos digitales

Se está asistiendo a una transformación total de la Odontología, registrándose una acelerada evolución desde la Odontología analógica y tradicional hasta una práctica más digital. Según el Dr. Alberto Monje, coorganizador de este Congreso, “esta transformación permite procedimientos más rápidos, eficaces y más fácilmente reproducibles”. Además, a su juicio, hace posible un mejor diagnóstico y, en consecuencia, permite establecer un mejor plan de tratamiento, gracias a que disponemos de más y mejor información”. Según los expertos reunidos en este foro, la instauración de protocolos claros, altamente estructurados, coherentes y repetibles es el principal valor que aporta la Odontología Digital.

Esto está consolidando el concepto de flujo digital, una sistemática de trabajo que permite realizar la práctica Odontológica partiendo de un proceso de registros digitales del paciente, un procesado de esa información mediante un software específico, el establecimiento de diagnóstico y el diseño de un plan específico de tratamiento y, en caso de ser necesario, la creación física o manufactura del recurso apropiado para hacer frente al problema. Como apunta el Dr. Monje, “esto nos da más seguridad, más predictibilidad en nuestros tratamientos, nos permite comunicar mejor con nuestro paciente y con el laboratorio, y nos ahorra mucho tiempo clínico y en número de citas”. Por otro lado, tal y como destaca, “la implementación de los flujos digitales en nuestra práctica habitual está haciendo cambiar nuestra forma de trabajar y de relacionarnos con los pacientes y con el equipo de trabajo en todos los campos de la Odontología”.

Es ya una realidad el avance derivado de nuevas tecnologías en ámbitos diagnósticos como, por ejemplo, la incorporación del flujo digital o análisis basados en el perfil genético del paciente. Y también se están produciendo progresos significativos en ámbitos terapéuticos, como el empleo de la magnificación, láseres o protocolos en Periodoncia e Implantología usando escáneres intraorales, que permiten inmediatez y que, por lo tanto, reducen la invasión (o la necesidad de segundas intervenciones). “Todo ello termina por repercutir positivamente en el paciente”, afirma el Dr. Monje, quien considera que, “sin lugar a dudas, estamos en la era de la mínima invasión”, lo que “se traduce en una efectividad similar o superior a métodos tradicionales, pero con menor invasión o morbilidad y, por lo tanto, mayor satisfacción para el paciente”

35 años…y lo que viene

Este viernes, de 12 a 14.00 h, algunos de los expertos españoles que han liderado el nacimiento, desarrollo y fulgor de la Periodoncia en nuestro país (y allende de nuestras fronteras) se dan cita en el marco de este Congreso en el Simposio Platino, que analizará los 35 años de la práctica periodontal en España. La sesión, moderada por Antonio Bujaldón y Francisco Vijande, contará con las intervenciones de los doctores Mariano Sanz, Domingo Martín, Eva Berroeta, Alberto Sicilia y Jordi Cambra, entre otros.

El principal protagonista de esta sesión es el Dr. Ion Zabalegui, que recibe el Premio Platino de la Fundación SEPA y que es considerado como uno de los padres de la Periodoncia y la Terapia de Implantes en España. Según admite, “los conocimientos desarrollados en los últimos 35 años en diagnóstico, biología, enfoques interdisciplinares…han mejorado la calidad de los tratamientos”; a su juicio, “la difusión del conocimiento ha llevado las terapias a una mayor proporción de la población, mejorando con ello la calidad de vida de las personas”. Como continúa explicando, “esto es muy importante para un país en el que hace 40 años apenas tenía profesionales que pudiesen informar y ofrecer terapias en enfermedad periodontal e Implantología”.

En la misma línea se expresa el Prof. Mariano Sanz, quien considera que “en 35 años la práctica de la Periodoncia ha pasado de casi no existir a ser una de las bases de la Odontología actual”. Por supuesto, según opina el catedrático de Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid, “en esta transformación el papel de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) ha sido crucial, ya que ha sido el principal vehículo para transmitir los nuevos conocimientos científicos y adaptarlos a los cambios en la práctica profesional”.

Sin embargo, a pesar de lo mucho que se ha progresado en un tiempo récord, las expectativas de futuro aún son mejores. “En los próximos años continuará la misma tendencia, quizás con un papel más importante en los avances tecnológicos que permitan mejorar nuestras herramientas tanto diagnósticas como terapéuticas”, asegura el Prof. Sanz. A juicio de este Patrono de la Fundación SEPA, el advenimiento de flujos digitales y biomateriales inteligentes, así como el desarrollo de algoritmos procedentes de sistemas de inteligencia artificial, serán un importante punto de inflexión entre la práctica tradicional y la práctica futura. 

Medicina Periodontal

Otro fundamento esencial sobre el que se basa el presente y futuro de la Periodoncia y la Terapia de Implantes es la colaboración interdisciplinar, con una comunicación cada vez más ágil y eficaz entre los diferentes especialistas y profesionales que forman parte del equipo odontológico; en muchos casos, trasciende al ámbito del Odontología, y esta colaboración se extiende a otros profesionales de la Medicina. 

En este contexto, resulta fundamental al auge de la denominada Medicina Periodontal. Una sesión científica en este Congreso evalúa la situación actual de este concepto, si sigue vigente, cómo ha evolucionado y determinar qué podemos esperar de la Periodoncia en este campo tan importante para la salud del ser humano. Según el Dr. Miguel Carasol, coordinador de la Alianza por la Salud Periodontal y General de SEPA, “cada día se acepta más este concepto de Medicina Periodontal en la práctica clínica diaria, se es más preventivo y hay una relación mayor y más fructífera entre la profesión dental y la médica”; en su opinión, el aislamiento tradicional de la Odontología se está resquebrajando precisamente por esta vía, y el gran beneficiado final es el paciente”.

El conocimiento de la periodontitis como indicador o factor de riesgo de determinadas enfermedades sistémicas ha avanzado notablemente en los últimos años. A la periodontitis se la ha relacionado con casi un centenar de enfermedades sistémicas, pero hay que “arrojar luz sobre estas asociaciones, ya que en algunos casos no se ha hecho con el suficiente rigor científico”, aclara el Dr. Carasol. Por eso, añade, “es necesario centrarnos en lo que realmente tiene certeza o posibilidad de avanzar. No hacerlo así, y fomentar la idea de que la periodontitis está detrás de cualquier enfermedad sistémica, hace mucho daño a nuestra profesión a los ojos de la Medicina. Y, al contrario, los excelentes estudios que han permitido revelar la relación de la periodontitis con determinadas enfermedades sistémicas han generado un prestigio cada vez mayor”.

Lo que parece ya claro, según se pondrá de manifiesto en este simposio, es el papel de la periodontitis como factor de riesgo en la diabetes mellitus, como indicador de riesgo en la patología cardiovascular aterosclerótica, así como su relevancia en algunas otras enfermedades, como la artritis reumatoide. Sin embargo, el futuro aún resulta más prometedor y alentador. “Sabemos mucho de la epidemiología de estas relaciones, de su razonamiento biológico,…pero nos faltaría conocer, por medio de estudios de intervención, qué papel tiene el tratamiento periodontal en la disminución del riesgo de padecer una enfermedad sistémica o en la mejoría de ésta, algo que sí sabemos que sucede con la diabetes mellitus”, concluye el Dr. Carasol. 

Relacionada:
https://revistamedica.do/mas-de-5-000-profesionales-asisten-en-malaga-al-congreso-de-la-periodoncia-y-la-salud-bucal/

Deja un comentario