Un alto nivel de agresividad que lleva a un rápido deterioro de los pacientes poniendo en peligro su vida, está caracterizando la actual epidemia de dengue que afecta al país, por lo que los pacientes deben ser observados permanentemente.

Así lo aseguraron los doctores Clemente Terrero, infectólogo, y Carlos Féliz, epidemiólogo, quienes exhortaron a las familias a acudir al médico rápidamente ante el primer signo de fiebre en algunos de sus miembros, sobre todo en menores de cinco años, y que aunque sea evaluado y despachado al hogar, vuelvan a demandar servicios de salud cuantas veces sean necesarias para evitar complicaciones.

Ayer el hospital Infantil Robert Reid Cabral, principal centro de referencia nacional de casos de dengue, mantenía 40 pacientes ingresados.

 Hasta la semana epidemiológica 32 que recoge las notificaciones hasta el 10 de agosto, el dengue había provocado en el país 12 defunciones confirmadas por auditoría médica y 8,074 casos sospechosos.

Deja un comentario