Santiago. La tarde de ayer al iniciar su visita por Santiago, el presidente Luis Abinader garantizó terminar a final de año el Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez.

Abinader aclaró que se harán  nuevas inversiones, sino con el presupuesto existente.

Al acudir a supervisar el Cabral y Báez, Abinader informó después de siete años en reconstrucción y más de seis mil millones de pesos gastados, lo van a finalizar pronto para que pueda dar los servicios que necesita no solamente Santiago, sino a la región del Cibao.

“Vamos a terminar (el hospital) con el presupuesto, nosotros no podemos salirnos del presupuesto, después veremos, pero hay que terminar con eso”, expresó el mandatario, al iniciar la agenda de visitas de tres días en esta ciudad, que inició con los centros de salud, donde prometió revisar las medidas y obras pendientes de la ciudad.

“Vamos a pasar todo el fin de semana aquí, para evaluar todas las medidas y obras de esta ciudad, por eso estamos aquí en el Hospital José María Cabral y Báez, que tiene muchos años en construcción y que nosotros vamos a terminar pronto, para que pueda brindar los servicios correspondientes, no solo para Santiago sino para toda la región”, expresó el mandatario a su llegada Santiago de los caballeros.

Acompañan al mandatario en Santiago, su esposa Raquel Abaje, la vicepresidenta Raquel Peña y el ministro Administrativo José Ignacio Paliza.

El mandatario y su comitiva se dirigieron a supervisar el hospital Estrella Ureña, donde contactó las condiciones del centro de salud, en el cual funciona la maternidad de Santiago.
Fue recibido por familiares de Flory Denny Sánchez, de 20 años, una embarazada que recientemente perdió la vida allí, reclamando se haga justicia porque lo atribuyen a negligencia médica.
De ahí se trasladó al hospital Infantil Arturo Grullón, recién reinaugurado por las pasadas autoridades.
Expresó que este hospital está en mejores condiciones que los demás, pero cree que esto tiene que ver con el voluntariado y el patronato que allí operan.

Deja un comentario