La avitaminosis o déficit vitamínico se trata de una falta en los niveles normales de vitaminas en el cuerpo que puede ser causada por una dieta inapropiada, una mala absorción de estas o por la mala utilización de ciertos fármacos. En el caso del raquitismo carencial de vitamina D, puede desencadenar problemas a la hora de absorber calcio y fósforo, ambos componentes muy importantes en el fortalecimiento de los huesos, por ende, afectando primordialmente en la infancia.

Esta afección es causada por una deficiencia extrema y prolongada de vitamina D que puede causar retraso en el crecimiento de los niños, dolor en la columna vertebral, pelvis y piernas, y puede tener también consecuencias como deformidades óseas.

La vitamina D proviene de varias fuentes, la primera siendo la luz solar. Esto no significa que el sol nos brinde vitamina D directamente, sin embargo, cuando estamos expuestos al sol la

producción de vitamina D aumenta en nuestro cuerpo. Nos hemos visto especialmente afectados en este ámbito en tiempos de pandemia, ya que muchos infantes, pasan largos períodos de tiempo sin exposición al sol. La segunda fuente son los alimentos, el aceite de pescado, las yemas de huevo y los pescados grasos son excelentes proveedores de vitamina D.

En cuanto al tratamiento del raquitismo, es recomendable ingerir alrededor de 2,000 UI de vitamina D, ya sea por vía oral o intramuscular, durante al menos tres meses. El calcitriol es comúnmente utilizado en el tratamiento básico de la enfermedad, que ayuda a tratar los bajos niveles de calcio.

Es importante prestar atención al desarrollo, pues este trastorno puede manifestarse en niños que aparentan estar saludables, a diferencia de otras enfermedades carenciales. Hacemos hincapié en que los padres y tutores tomen en cuenta las medidas de prevención del raquitismo, que están basadas en una adecuada exposición solar, acompañada por una dieta rica en vitamina D. De igual forma, encontramos importante resaltar que los niños deben acudir regularmente a consultas médicas, para que el diagnóstico pueda llevarse a cabo en sus primeras etapas y así tomar a tiempo las medidas necesarias.

Artículo de opinión por parte de las estudiantes de medicina de segundo año del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC): Paola Hilario Valdez, Inés Hernández Canaán y Paola Camilo Pastrano.

Referencias:
Raquitismo y osteomalacia. (s.f.). Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación Recuperado desde:
http://www.fao.org/3/w0073s/w0073s0m.htm
El déficit de Vitamina D, podemos padecer de raquitismo. Sociedad Dominicana de
Ortopedia y Traumatología, . (28 de Mayo 2019). . Recuperado desde:

Inicio 2


Raquitismo, Patogenia y Clasificación Torres, J., & Fernández, E. (s.f.). [PDF]. Scielo.
Recuperado desde:
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41061975000500005
Raquitismo carencial. Raquitismos Resistentes. Pediatría Integral (2015). Recuperado
desde:

Raquitismo carencial. Raquitismos resistentes


La importancia de la Vitamina D en los bebés. ENFABEBE. (s.f). . Recuperado desde:
https://www.enfabebe.com.do/articulos/la-importancia-de-la-vitamina-d-en-los-bebes
Calcio y VITAMINA D. Consejo Nacional para La Reglamentación y Fomentación de la Industria Lechera: Conaleche (s.f.). Recuperado desde:
http://www.conaleche.gob.do/index.php/noticias/item/284-leche-un-gran-alimento-con-calcio-y-vitamina-d

Deja un comentario