Santo Domingo, RD. -El deplorable estado en que se encontraba la Maternidad San Lorenzo de Los Mina a la llegada de la nueva administración, obligó a que fuera sometida a un proceso de remozamiento que incluyó oficinas, consultorios, quirófanos, baños, laboratorio, estación de imágenes y salas de espera.
También, fue obligatorio la limpieza de sépticos y filtrantes, reparación del sistema de plomería, drenaje, cableado eléctrico, así como reparación y compra de aires acondicionados, y equipos tecnológicos.
De igual manera, en la mayoría de las áreas fue necesario colocar plafones, reponer bombillas, pintar paredes y techos, y realizar cambios de puertas y ventanas en casi su totalidad.
El director del centro asistencial, doctor Leandro Aquino Rosario, reveló que a su llegada la Maternidad estaba en una situación deplorable que no permitía dar asistencia con la debida prontitud y calidad.
“Ahora podemos hablar de un antes y después de la Maternidad San Lorenzo”, adujo el galeno.
Sostuvo que todas las áreas estaban en una situación de abandono, algo que se contraponía a los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para prestar atenciones médicas.
“Las salas de internamientos y los consultorios estaban destartalados y se tuvo que contratar una compañía que trabajó en su rehabilitación. Había problema con el suministro de agua, porque solo existía una bomba que colapsó”, apuntó el facultativo.
Explicó, que de inmediato se vieron obligados a instalar tres bombas nuevas para llevar agua a todas las áreas.
Señaló que, también, encontraron varias puertas de cristales rotas, las cuales fueron reparadas. Mientras que la climatización estaba dañada en un 80%, lo cual se ha ido resolviendo por área, priorizando las salas UCI de adultos y pediátrica.
El doctor Aquino Rosario narró que a su llegada fue preciso someter a revisión las máquinas de anestesias, que fueron instaladas en el año 2011, y que según el fabricante requieren de un mantenimiento anual.
Dijo que tras la reapertura por la pandemia de la Covid-19, la Maternidad fue sometida a un proceso de desinfección total, que además de fumigación, incluyó pintar techos y paredes en sus tres niveles, y la reparación de la plomería y los baños.
Informó que la nueva administración, posicionada en agosto de 2020, encontró una deuda de 69 millones 617, 952. 25 pesos, de estos 52 millones 481, 387. 41 pesos es una deuda directa del hospital, y 17 millones 572, 455. 63 pesos corresponden a una deuda desvuelta por el Servicio Nacional de Salud (SNS), por concepto de solicitud de proveedores.
De acuerdo al corte del 30 de abril del año en curso, el hospital mantiene una deuda acumulada de RD$51 millones 934, 722.63, verificándose una disminución de RD$17 millones 683, 229. 86, lo que se expresa en una disminución porcentual de un 25.40%.

Deja un comentario